9/26/2009

Diario de Daniel A, Carrión

UN DÍA COMO HOY: Sábado 26 de Setiembre de 1885

(A partir de hoy me observarán mis compañeros, pues por mi parte confieso, me sería muy difícil hacerlo).

Mañana (a las 8 h.) 37.3º. Palidez considerable en la piel y mucosas, sentimiento de debilidad general, quebrantamiento, inapetencia, facultades intelectuales en perfecto estado. Pulso blando y frecuente (100 p.) Respiración normal. Soplo suave y ligero en la base del corazón y en el primer tiempo, no lo hay en las arterias, se queja siempre de sus dolores, que sin embargo asegura no son muy fuertes. Los calambres se manifiestan una que otra vez; ha tomado muy poco alimento y una pequeña cantidad de vino.

Noche. (9 h.) 37.5º. (100 p.) Hasta las 11 h. p.m. en que nos retiramos no ha podido conciliar el sueño a pesar de haber permanecido solo y sin motivo manifiesto que lo distraiga. Hay un poco de agitación.

Acosado especialmente por la sed, solo tomó limonadas, preparadas con jugo de limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario