9/28/2009

UN DÍA COMO HOY: Lunes 28 de Setiembre de 1885

Mañana. 37º (100 p). Ha pasado en vela casi toda la noche; se encuentra todavía algo agitado. Al manifestarle nuestro deseo de pasar la noche á su lado, nos dio las gracias, asegurándonos que no creía aún llegado el momento de tomarnos tal molestia; se han alarmado, dijo, demasiado por mi enfermedad; los síntomas que siento no pueden ser otros que los de la invasión de la verruga, á la que muy en breve seguirá el periodo de erupción, y todo desaparecerá. Sin embargo, de esta aparente tranquilidad, bien se conocía que no dejaba de comprender la gravedad de su estado.

Admirable es en verdad, la marcha tan rápida que en él ha seguido la anemia, que á partir de este día domina por completo el cuadro sintomático. Aumenta de intensidad el soplo cardiaco, percíbase ya el soplo de las arterias y el mismo enfermo se encuentra mortificado por el de la carótida interna, que caracterizó desde el primer momento.

La debilidad era extrema, al punto que le fue muy difícil poder abandonar la cama. Acusa ya mareos de cabeza y gran abatimiento.

Las deposiciones que hasta hoy han sido normales y una por día, se han duplicado, siendo bastante líquidas y verdosas.

Noche. 37.1º (105 p.) A las 12 p.m. ha conciliado el sueño, no sin gran dificultad.

Cediendo a las reiteradas instancias que le habíamos hecho acerca de la conveniencia y necesidad de ser asistido por un facultativo, solicitó los auxilios del Dr. J. M. Romero.

El tratamiento á que fue sometido por este profesor, fue el siguiente:

Hiposulfito de soda… ….. 4 gramos

Agua destilada………….. 120 “

Jarabe simple……………. 30 “

Una cucharada grande noche y mañana.

Tintura Quina…………… aa 4 gramos

Id. Valeriana……………. aa 4 gramos

Id. Almizcle…………….. aa 4 gramos

Mixtura alcanforada ……. aa 4 gramos

20 gotas cada 2 horas.

Por alimentos, caldos, churrascos y vino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada